Crítica: Mal servicio con nocturnidad y alevosía. Fernando Gallardo.

Mal servicio con nocturnidad y alevosía. Por Fernando Gallardo.

Estimado Sr. Gallardo,

En primer lugar quiero felicitarle por inspirarme en la creación de la nueva sección de mi blog. “Crítica a la Crítica”. Usted ha contribuido aún sin saberlo, en este nuevo éxito. Muchas gracias.

Siguiendo con la temática de esta humilde categoría, me veo en la obligación de felicitarle nuevamente, ya que veo que ha conseguido el que yo creo, que es su objetivo con este post.

Pongo en cuestión la intención de frases como, “el recepcionista acusa una falta de reflejos notable, aunque concedamos el beneficio de la nocturnidad en sus biorritmos, empíricamente distintos a aquellos que tendrá durante las horas de sol.” o “… limitada empatía con la mujer requerida por la urgencia, no sabemos si derivada de un déficit en su educación escolar o la falta de preparación sobre la materia de que adolecen, en general, las escuelas de hostelería.”

Creo que no sería de recibo por mi parte, tratar de discutir estas controvertidas opiniones de un crítico que ha viajado tanto como usted. Yo soy profesional del sector hotelero, no le voy a dar más datos. Resuelvo que no estaríamos hablando de igual a igual, ya que, una cosa es viajar, y que en el desayuno buffet le pongan zumo de naranja natural mientras el resto de los clientes lo toma de bote, porque el agraciado y experto tomador es un crítico de hoteles de prestigiosa reputación, y otra cosa, es la profesión hotelera como tal, vista desde el punto de vista del cliente y del competente gestor.

Como cabe observar, son dos visiones totalmente diferentes de un mismo hecho.

No obstante, nuestro punto de encuentro Sr. Gallardo, es el objetivo de este post. Debo darle la enhorabuena por tercera vez. Veo que ha creado mucha polémica en el gremio de la recepción de los hoteles. Para muestra un dato, sus últimos cinco artículos no tienen más de 3 comentarios, sin embargo su artículo estrella, al que hago referencia al inicio de estos párrafos, lleva ya contabilizados 69. Todo un triunfo.

Y me pregunto… ¿No será Sr. Gallardo, que usted pretendía generar esta polémica para proporcionar un tráfico en su web, blog y redes sociales directamente proporcional al cabreo de los recepcionistas y profesionales lectores?

Vamos, Sr. Gallardo, diga la verdad. Ahora que está tan de moda, repita conmigo:

- No volveré a insultar a una profesión para generar tráfico en mi blog.

¡Ánimo Sr. Gallardo! Usted puede, repita:

- No volveré a poner en cuestión mi profesionalidad para recuperar terreno en las redes sociales.

Es duro Sr. Gallardo. No sabe cómo le entiendo. Si usted pudiera tocar una tecla y deshacerse de páginas como Trip Advisor, no dudo que lo haría, qué me va a contar. No debe de ser grato que valga más la crítica de un usuario que viaja por primera vez, pero cuenta su experiencia real, que la de un reputado crítico con un curriculum vitae más largo que el rollo de papel del perrito del anuncio.

Pero así es Sr. Gallardo… los tiempos cambian, la hotelería también…

La solución del recepcionista del post, en tiempos de mi abuela quizá le hubiera parecido correcta, pero hoy en día, con los adelantos tecnológicos que tenemos, donde haya un buen tampón, que se quite todo lo demás ¿verdad?

En cualquier caso Sr. Gallardo, permítame que le de una sugerencia: La próxima vez que quiera generar tráfico en su web, limítese a tener una experiencia propia y no copiada de otro usuario al que ni siquiera conoce, porque si no, el lector puede llegar a dudar de su profesionalidad, y pensar que en lugar de visitar hoteles, lo que hace es leer páginas como Trip Advisor, Booking o grupos de Facebook… y copiar y pegar. Imagínese, qué lástima.

En aras de conseguir un mayor impacto mediático, también le recomiendo el marketing viral. Podría grabar con su móvil una patada voladora a un recepcionista de noche, y después colgarlo en su blog. Apuesto a que rompería las estadísticas de wordpress con las visitas. Claro que… a lo mejor “se lo reprobaría la dirección”.

Recuerde señor Gallardo, una crítica, es un regalo :)

Muchas gracias por su atención.

Atentamente, historiasdeunhotel.com

Una crítica es un regalo